UNIVERSITÉ DE PARIS IV-SORBONNE
  Centre d'Études ibériques et latino-américaines appliquées
  C.E.I.L.A.
  

Marc GUIBLIN        
   EL SECTOR PETROLERO EN VENEZUELA: BALANCE Y PERSPECTIVAS   
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El sector petrolero en Venezuela : El petróleo en Venezuela »  El sector petrolero en Venezuela


El sector petrolero en Venezuela
La historia contemporánea venezolana y sobre todo la del siglo XX se relaciona estrechamente con la historia del petróleo. Esa comprobación previa hace hincapié en la emergencia de un Estado con un poder central instaurado, dependiente de recursos otorgados por compañías trasnacionales que sacan provecho de concesiones en el territorio venezolano. Un poder perfilado central y consolidado bajo el mandato de Juan vicente Gómez entre 1908 y 1935 va a originar un cambio en cuanto a la configuración del país con el inicio de la explotación petrolera.
A principios del siglo XX la actividad económica del país radica en el sector agrícola y principalmente en las exportaciones del cacao y del café cuyo crecimiento se justifica por una demanda constante de los país europeos o estadounidense. Por ser un país agrícola se considera uno de los país más pobres de América latina hasta la inauguración de un nuevo modelo de desarrollo económico y la modernización del Estado y de la sociedad civil que posibilita la sustitución de las expotaciones agrícolas por el proceso de exportaciones masivas de petróleo. El auge de las exportaciones petroleras transforman el país rural en un país fuertemente urbanizado.
Con 23 millones de habitantes y un Producto Interior Bruto por habitante superior a 3500 USD, Venezuela dispone hoy de recursos de hidrocarburos importantes : 70 000 millones de barriles de petróleo en su subsuelo a los que se añaden 22 000 millones de barriles equivalentes petróleo y gas. Venezuela es el sexto productor mundial de hidrocarburos con 3 millones de barriles diarios. Si el petróleo se convierte en una baza consituye también un freno para la economía venezolana por la dependencia de la misma para con este sector que representa el 25 % del PIB y más del 80 % de las exportaciones, y su crecimiento relativo a las fluctuaciones.

 

 
"Este betún o el licor qués, con la fuerza del sol paresce que hierve, bullendo hacia arriba, y corre por la tierra adelante alguna cantidad de tierra y está muy blando entre día y pegajoso, y de noche se hiela con el fresco de la noche..." (1)
Esta primera referencia, hecha por un europeo, del petróleo en la región zuliana fecha de 1535 y no conmueve aún al naturalista como objeto de interés utilitario por sus pocos usos conocidos o la exclusión del circuito diario de la producción y del consumo. La segunda mención aparece en 1579 y hace explícitos los primeros usos del petróleo como sellador o calafateador:
"... e también sirve para algunas curas, y entremetiéndola con cera y otras grasuras se hace dello velas: también sirve para pavonear espadas y otras cosas..." (2)
Tendrá que esperar el advenimiento del motor de combustión interna para considerar seriamente su incorporación, presagiando la función del combustible que revolucionará las comunicaciones. En 1804 Depons describe lo que se parecen ser ciénagas de petróleo ardiendo por efecto de la combustión solar, observando probablemente focos de combustible. El petróleo desaparece de los documentos hasta 1838 Codazzi da cuenta de la existencia de minas de mene en la Costa Oriental, en la región marabina, en ocasión del levantamiento corográfico de la región. Era común la presencia de puntos negros en la ribera. En 1857, en un documento, la Junta de Hacienda de la provincia informa sobre la existencia de "minas de asfalto". Se pide la concesión de los derechos de explotación para una comunidad del lazareto, propuesto como el "rebusco" de los pobres (desde los leprosos hasta los indigentes). En 1865, el presidente Sutherland establece un contrato con un norteamericano para la concesión del estado de Zulia en el cual durante diez años Camilo Ferrand puede apropiarse todo lo que extraiga pero sin poder dejar libres de derechos de importación la maquinaria.
Si en 1869 parece ser rutinario el uso del asfalto para carenado y para preparaciones medicinales, en 1870, el escocés Eduardo McGregor ubica yacimientos de petróleo en tierras cenagosas, al estudiar puntos geológicos. El 30 de junio de 1876, el General Wenceslao Briceño Méndez rinde un informe a la Junta de Fomento del Estado, un inventario sobre las especies de "carbónidos" de la región, desde los montes de Tulé hasta el sur del Lago. se caracteriza por primera vez la región desde la perspectiva petrolera. Hasta allí el petróleo ha sido una sustancia poco menos que desconocida, rezumando por grietas y pantanos, una mancha anormal de pozos artesianos. El 24 de noviembre de 1913 la Venezuela Oil Concessions empieza la comprobación de sus parcelas hundiendo la barrena, cerca de Cabimas. La compañía inglesa tiene la potestad de taladrar en lo que era el territorio petrolífero más grande del mundo, el la zona sustancialmente estimada para el inicio de un proceso vertiginosamente contemporáneo. En realidad se inician las primeras concesiones entre 1907 y 1912 y el petróleo empieza a exportarse a partir de 1917. A partir de 1922 el petróleo se convierte en la principal actividad económica del país.
La expansión de la industria petrolera acarreando cambios en el modo de vida en Venezuela parece ser relevante con la fecha de 1936. En el período anterior se inició una etapa de levantamiento de la infraestructura industrial de los hidrocarburos y de resquebrajamiento de la sociedad tradicional rural.(3) En aquel momento se hacen explícitas una ocupación territorial, una explotación y una exploración a través de una magnitud todavía baja. "Al calor" de la explotación petrolera se gestan y se desarrollan modos de vida. La entrega de grandes áreas en concesión permitidas por ciertos consorcios internacionales, la importación de equipos y alimentos, la construcción de cierto número de infraestructuras tales como oleaductos y pequeñas refinerías constituyen un dinamismo iniciador en el proceso de consolidación de la industria, en particular con el incremento en los índices del petróleo comercializable. Se establece por lo tanto un vínculo entre áreas de producción, zonas de embarque o exportación y amplias franjas territoriales, lo que permite renovar un cuadro nacional de lenta evolución. En un plazo corto las potencialidades de yacimientos localizados engendran una movilidad y un poblamiento a las que se añaden un proceso de expansión del negocio y la irradiación del nuevo ingreso.
La explotación en el lago de Maracaibo y zonas contiguas va a proyectarse en el Occidente del país (Falcon y Trujillo peculiarmente) asimismo que la extracción en Quiriquire y Caripito, en Monagas y en el sur del Estado Anzoátegui va a impregnar el Oriente incluyendo Guayana en la parte insular o los llanos centrales. La integración nacional radica entonces en una interrelación de áreas directas o indirectas unidas al negocio petrolero o al ingreso distribuido centralmente. La desarticulación de la sociedad rural, la asociación al petróleo, el salario petrolero, la actividad económica productiva o de servicios impulsada por los hidrocarburos ponen de relieve primeros síntomas del "enclave petrolero" entendido como un renovado nexo con el capitalismo internacional o como un factor modernizante que se erige. En aquel contexto el trabajador de las compañías representa una fuerza de trabajo diferente, con una remuneración fija, una muestra específica de estabilidad, de seguridad y de avance en el cual debe creer la sociedad. La posibilidad de encarar los desequilibrios emerge e ingresar a las compañías se convierte en una especie de desiterátum.
Con la dictadura se inicia la explotación petrolera. Lo fundamental del caso venezolano es la amplitud de sus vínculos con los recursos petroleros. Después del boom internacional favorecido por los productos agrícolas exportados (lo que permite la dotación de servicios e infraestructuras como los puertos), Venezuela se coloca de nuevo en el tablero mundial de tal forma que en menos de dos generaciones el país se convierte en uno de los países andinos más industrializados con sus hidrocarburos. La población goza del ingreso per capita más elevado de América latina muy parecido al modernismo norteamericano.
El primer período destacable de la historia del petróleo venezolano 1904-1976 hace aparecer la presencia en el territorio nacional de compañías que implantan sus refinerías off shore, para evitar una presencia demasiada aguda de ellas mismas mientras se concentran los yacimientos en la región del Golfo de Venezuela. Esa implantación radica en concesiones territoriales y el petróleo evidencia ingresos sin que se imponga una carga a los terratenientes. En esa etapa del descubrimiento comercial del petróleo venezolano (4), la instalación de las empresas extranjeras en el país en el momento del enclave petrolero para su explotación y el pago al Estado se considera como un fenómeno transitorio. El dinero constituye un modo para hacer obras de infraestructura, tratar problemas urgentes de sanidad o remediar deficiencias de la economía agraria (la cafetalera).
El punto de arranque de la exportación del petróleo venezolano a gran escala fecha de 1921 a expensas del sector agrícola puesto que la mano de obra se dirige hacia el nuevo sector industrial petrolero por razones ya mencionadas. Además presenciamos la representación de una élite que saca provecho de las ventajas otorgadas por las compañías extranjeras.(5) El uso de la renta petrolera abarca gran parte de la dictadura de Gómez (1920-1936) comprobando que el ingreso petrolero era muy estable y brindaba ya perspectivas futuras. Esa deterninación de la economía por el ingreso proveniente del negocio petrolero se origina en una renta internacional del suelo obtenida gracias a la propiedad estatal de los yacimientos petroleros. La renta tiene un carácter histórico en manos del gobierno cobrada al principio por la concesión del derecho de hacer exploraciones y explotaciones. El ingreso petrolero permite que el Estado disponga de dólares y que se establezca el mantenimiento de una tasa de cambio de precio muy bajo del dólar posibilitando la importación de bienes de todo tipo. El gobierno dispone del ingreso petrolero, los impuestos resultan ser inexistentes y se facilita el desarrollo del comercio y de la industria.
Emerge la idea de utilizar el ingreso petrolero para el desarrollo industrial y agrícola del país venezolano merced a una política que tiende a facilitar crédito a los empresarios capaces. Ese modelo de "sembrar el petróleo" (formulación aparecida por primera vez en un diario de Caracas en 1934, Ahora (1936)) que debe garantizar el desarrollo y el modernismo se inicia ya durante el gobierno de Gómez durante el cual se crea en 1928 el Banco Agrícola y Pecuario y se conceden facilidades de importaciones y crediticias a productores nuevos o ya establecidos. El petróleo se percibe como un capital natural de tal forma que fuera de toda inversión el gasto del ingreso se convierte en una descapitalización. Mientras el gobierno capta el ingreso petrolero en forma de impuestos y los distribuye sobre todo a los empresarios "expertos de la inversión" ellos mismos empiezan a formar parte del grupo gobernante. Se espera una mejora del nivel de vida del pueblo con la aportación del empleo y del auge económico. Se justifica por lo tanto la consolidación de grandes grupos asociados a familias como los grupos económicos, tradicionalmente importadores en su mayoría, Polar, Mendoza, Boulton, Blohm, Phelps, Cisneros, Tinoco, Vollmer que diversifican y amplian sus actividades. Se apropia una parte sustancial de la renta petrolera, se colocan fuertes capitales tanto dentro de la economía del país como en el exterior.
Tras la muerte de Gómez en 1935, el antigomecismo, el nacionalismo y el antiimperialismo constituyen constantes ya que se trata de vencer un atraso político y evitar las distorsiones del crecimiento derivadas de la influencia del petróleo. Durante ese nuevo período en la historia política y económica del país se erige una necesidad de impulsar un modelo de modernización económica con una distribución equitativa de los beneficios, un desarrollo homogéneo de la economía nacional ("sembrar el petróleo"), la conservación de las reservas probadas y la creación de un mercado estable con precios razonables en cuanto al petróleo. Se busca sustraer una operatividad social sometida a las oscilaciones frecuentes y negativas del mercado mundial de los hidrocarburos. La crisis de 1929 y el petróleo acarrean una importante reestructuración, una nueva política internacional (defensa de la producción nacional) a través de una política proteccionista ratificada cuando la antigua política económica internacional de origen liberal perjudica una reciprocidad y el equilibrio de las relaciones comerciales.
La exploración y la explotación petroleras habían alcanzado fases por su cobertura territorial y su nivel de producción, el nexo con las metrópolis (origen de las concesionarias) se hacía más estrecho. La consolidación de polos básicos de explotación, la movilización poblacional permiten un crecimiento urbano, una ocupación espacial pero el dinamismo que genera mayor concresión y perfiles más nítidos se nota con la huelga petrolera de 1936. Paulatinamente germina una conciencia nacional activa, una fuerza obrera con capacidad de opugnación y con audiencia. En el ámbito laboral de ese nuevo país urbanizado bajo una base petrolera, una sindicalización y federaciones generan una organización laboral.
El dinamismo de la sociedad petrolera conoce una expansión del capital extranjero y un incremento de la demanda de los hidrocarburos. La expansión abarca el Estado de Zulia, incorpora los centros importantes, por su posición clave, de Anzoátegui y Monagas, intensifica las infraestructuras como el oleoducto de Puerto La Cruz, reconoce la exploración de San Joaquín o la proyección de Quiriquire y Jusepín, la refinería de Caripito. El ingreso que se proyecta nacionalmente crea nexos regionales en que se reparten algunos 40.000 obreros petroleros a principios de los años cuarenta. En este contexto Venezuela se convierte en el segundo productor mundial de petróleo.
Haut de page